Investigadores de la UCLM trabajan en una aplicación móvil para la mejora de la salud cardiovascular

Un calendario, un cajón lleno de alimentos y una persona realizando ejercicio físico son los tres iconos principales de la aplicación de teléfono móvil en la que trabaja un grupo de investigadores a nivel nacional con el objetivo de que dirija a los usuarios hacia la mejora de su estilo de vida, a través de la dieta mediterránea y la actividad física. El proyecto, llamado Evident II, tiene como investigadora principal en nuestra región a la profesora de la Facultad de Terapia Ocupacional, Logopedia y Enfermería de la Universidad de Castilla-La Mancha en Talavera de la Reina Yolanda Schmolling.

Investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y del centro de salud Río Tajo de Talavera de la Reina trabajan en una aplicación para dispositivos móviles que pretende aumentar la adherencia a la dieta mediterránea y a la actividad física, para de esta forma mejorar la salud cardiovascular de las personas.

El proyecto, Evident II, de carácter nacional, se está desarrollando en seis ciudades españolas: Barcelona, Zaragoza, Bilbao, Valladolid, Salamanca y Talavera de la Reina, y en él participan unos 1.200 pacientes. En el caso de la Comunidad de Castilla-La Mancha, el proyecto está liderado por la profesora de la Facultad de Terapia Ocupacional, Logopedia y Enfermería de Talavera de la Reina Yolanda Schmolling, ayudada por la enfermera investigadora Alicia Fernández, y engloba a un equipo multidisciplinar de trabajo de médicos, enfermeros, psicólogos e investigadores estadísticos.

El estudio pretende dar a conocer en qué medida la mejora en la adherencia a la dieta mediterránea y en el ejercicio físico conseguidos con esta aplicación móvil pueden modificar los parámetros cardiovasculares de presión arterial, peso, lípidos, glucemia, hemoglobina glicada, consumo de tabaco y marcadores de inflamación en las personas; además de otros que evalúan la estructura y función vascular (envejecimiento arterial).

El ensayo se ha diseñado con dos grupos de pacientes, que recibirán consejo sanitario sobre estilos de vida saludables. Además, uno de ellos, el llamado grupo intervención, recibirá el Smartphone que utilizará durante unos meses para participar en este proyecto, el cual cuenta con tres iconos principales: un calendario, un cajón de comida y otro que representa a una persona realizando ejercicio. El paciente no tendrá nada más que introducir detalladamente en la aplicación las comidas que realiza cada día, desde el desayuno a la cena. Para evaluar la actividad física, la aplicación incluye un podómetro que cuenta automáticamente los pasos que da el usuario. Con todo ello, la aplicación realizará una serie de mediciones y enviará notificaciones y consejos al paciente para hacer más saludables sus estilos de vida.

Esta aplicación, según sus investigadores, viene a ser una “conciencia de bolsillo” para los pacientes, de tal forma que les ayude a conseguir unos hábitos de vida más saludables. Todo el contenido de la herramienta es personalizado, ya que previamente se programa según las características del usuario, introduciéndose su talla, peso, distancia que recorre con un paso, calorías basales,.., de forma que la recomendación que aparece se ajusta a lo que sería sano para esa persona.

Por otra parte, el hecho de incluir la medición de parámetros cardiovasculares, la aplicación será de utilidad al médico de familia, ya que éste dispondrá de un registro de datos que le ayudará a controlar mejor a sus pacientes.

El uso del dispositivo está siendo muy bien aceptado por los sujetos participantes en el proyecto, claro ejemplo del potencial que tienen las tecnologías de la comunicación en el área sanitaria. La aplicación podría salir al mercado una vez fuese validada por la investigación.