Cirac: “Podemos utilizar las leyes de la física cuántica para que los ordenadores sean más rápidos”


Las ‘III Jornadas Doctorales’ de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) reúnen durante hoy a más de 200 personas en el Campus de Albacete con el fin de dar a conocer y poner en común el trabajo científico de doctorandos, no solo de la UCLM sino de otras universidades. La bienvenida ha corrido a cargo del rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, y la ponencia inaugural ha sido expuesta por el reputado investigador y reciente Premio Wolf de Física 2013, Juan Ignacio Cirac, durante la cual ha dado a conocer las distintas aplicaciones que podría tener la física cuántica en el mundo de los computadores.

Un total de 92 pósters se exponen en el hall del edificio Polivalente para dar a conocer los trabajos de investigación que llevan a cabo doctorandos de la Universidad regional y de otras universidades españolas, ya que la principal novedad en esta tercera edición es que son abiertas a otras universidades del país. Los proyectos, agrupados en cinco grandes áreas, están vinculados, a la ganadería, mejora del cáncer, ingeniería industrial o energía y medio ambiente, entre otros temas.

Las jornadas han sido inauguradas por el rector de la UCLM durante un acto en el que también ha intervenido el director general de Universidades, Investigación e Innovación, José Manuel Velasco; el vicerrector de Investigación y Política Científica, Julián Garde; la directora académica de este Vicerrectorado, Cecilia Fernández, y el reputado científico y exprofesor de la UCLM, Juan Ignacio Cirac, encargado de exponer la ponencia inaugural: “Cómo serán los superordenadores del futuro?.

“Tu presencia hoy nos sirve de estímulo y respaldo”. Con estas palabras se refería el rector a la presencia de Cirac, señalando que este era un día de alegría para la UCLM, “que un investigador del prestigio y categoría humana y profesional de Ignacio Cirac venga a inaugurar estas jornadas significa que somos una universidad respetada y reconocida internacionalmente”,-dijo, añadiendo que también es un mensaje para transmitir a la sociedad “que tiene una magnífica universidad investigadora, algo que cobra más valor si lo dice un reputado científico como nuestro ponente”.

Por su parte, Cirac subrayó la estrecha relación personal y profesional que mantiene con la Universidad regional, ya que durante unos años fue profesor de la institución académica, a la vez que mostraba su apoyo a la misma en estos tiempos difíciles. “Desde fuera nos preocupa la situación que está viviendo la sociedad y nos gustaría que una universidad como esta, con una fuerza muy grande dentro y fuera de la Comunidad, sea apoyada como tiene que ser”,-afirmó el Premio Príncipe de Asturias 2006, mientras indicaba que la economía es la fuerza que mueve la sociedad y que la vivencia de los ciudadanos depende de cómo se desarrolle la educación y la investigación, “en este caso la Universidad lo ha hecho tradicionalmente y esperemos que lo pueda seguir haciendo en las mejores condiciones”.-afirmó.

Durante su ponencia inaugural, Cirac habló en primer lugar de su trayectoria profesional y del trabajo que lleva a cabo al frente de la División Teórica del Instituto Max-Planck para la Óptica Cuántica (Alemania), para centrarse a continuación en el tema de los supercomputadores del fututo. En este sentido, el reciente premio Wolf de la Física 2013 indicó que con la física cuántica se puede explicar desde lo más microscópico hasta el mundo más macroscópico”, y aplicándolo a los computadores señaló que “podemos utilizar la física cuántica para que los ordenadores sean más rápidos”.

Estas jornadas, que se articulan en dos ponencias y una mesa redonda, contemplan la concesión de distintos reconocimientos a los trabajos de los doctorandos: Mejor póster de cada una de las áreas de conocimiento; Mejor trabajo relacionado con la Energía y Medioambiente, otorgado por el Campus de Excelencia de la UCLM, CYTEMA, con 600 euros; y Mejor póster de todos los presentados, que será otorgado por la Cátedra Fundación ENRESA con 1.000 euros.