Expertos debaten en el Campus de Toledo sobre crisis económica, financiación y gasto en las universidades públicas

En un curso de verano impulsado por el Vicerrectorado de Economía y Planificación

El curso se desarrolla en el Campus de Toledo

Tres de los expertos designados por el Gobierno para diseñar la nueva financiación autonómica, así como otros reconocidos especialistas en dirección y gestión en el marco educativo, participan en el curso de verano de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ‘Crisis económica, financiación y gasto en las universidades públicas españolas’, que este jueves ha inaugurado el rector, Miguel Ángel Collado, en el Campus de Toledo. La iniciativa, que concluye mañana, tiene como objetivo mostrar las consecuencias de la crisis económica sobre las diferentes fuentes de financiación y partidas de gasto y apuntar futuros modelos que protejan a la Universidad de las repercusiones de los ciclos.

En la presentación del curso, el rector señaló la participación de diferentes responsables de los sistemas públicos universitarios de Galicia, Andalucía o País Vasco, comunidades autónomas “que nos sirven de referencia en su modelo de financiación”. Collado puso de manifiesto la importancia de rendir cuentas económicas y sociales, así como de “ser eficientes para el país y para la región en formación profesionales, la generación conocimiento, la innovación o la responsabilidad social”. Así mismo, señaló el posicionamiento de la UCLM en diferentes listados, entre los que destacó el recientemente publicado por la Fundación Everis, que sitúa a la institución como la tercera más valorada por las empresas en Ingeniería, Ciencias y Salud, y apostó por el mantenimiento de la oferta formativa, “siempre que tenga demanda social” y por un crecimiento que precisa “de talento y de recursos”.

El presidente del Consejo Social de la UCLM, Emilio Ontiveros, destacó la necesidad de “disponer de instrumentos de financiación anticíclicos” y apostó porque estos mecanismos “no tengan que ver con los presupuestos públicos”. Esto exige “cambios en la mentalidad universitaria”, porque la Universidad “ha de ser sensible a las exigencias del entorno económico y social” y los equipos de gobierno han de acometer “cambios cualitativos en la gestión”, además de “abandonar las ideas burocráticas y ser sensibles hacia lo que demanda el mercado, así como mejorar la productividad y la eficiencia”. El catedrático de Economía y Empresa animó finalmente a mejorar la producción y la difusión científica y subrayó que “legitimar nuestra presencia es demostrar al contribuyente que somos capaces de utilizar sus recursos de forma tan eficiente o más que los centros universitarios privados”.

También participó en la inauguración el consejero de Educación, Ángel Felpeto, que coincidió con Ontiveros en la defensa de un modelo de financiación “que no dependa de ciclos económicos y políticos”, mucho más en el caso de la Universidad, recalcó, ya que “el progreso no puede estar sujeto a los ciclos de capital ni sometido a épocas de expansión y contracción”. También señaló el “protagonismo indiscutible” que tiene la Universidad en la época posterior a la crisis y dijo que para mantener la oferta sin perder calidad, después de la “importante merma de recursos”, es preciso que las administraciones “vayan de la mano” para “no perjudicar a los que menos tienen”. En este sentido, apostó por un contrato-programa que “comprometa y asegure el futuro” y por un sistema público de investigación “que garantice la estabilidad”, porque “la Universidad tiene que ser motor de cambio en sociedad”.

El curso de verano, impulsado desde el Vicerrectorado de Economía y Planificación bajo la dirección del vicerrector, Manuel Villasalero, y de los economistas Juan José Hernández Armenteros y José Antonio Pérez García, incluye sesiones sobre el impacto socioeconómico de la actividad universitaria en España, los cambios en las fuentes de financiación de las universidades públicas, los planes estratégicos como instrumento decisor de la política de gasto o el posicionamiento institucional en listados internacionales. En la parte cultural, los participantes visitarán diferentes puntos de interés patrimonial vinculados a la UCLM, como el conjunto universitario de San Pedro Mártir y Madre de Dios o el inmueble ubicado en el número 12 del callejón de Menores, rehabilitado por el Consorcio de Toledo y la Escuela de Arquitectura y premiado en la última Bienal de Venecia.