La UCLM llevará a cabo este verano siete proyectos de investigación arqueológica y paleontológica financiados por la Junta

La institución académica ha conseguido una subvención de casi cien mil euros de la convocatoria pública regional

Estudiantes de la UCLM realizan prácticas en el castillo de La Estrella, en Montiel. © UCLM

El Gobierno regional subvencionará este año siete proyectos de investigación arqueológica y paleontológica de la Universidad de Castilla-La Mancha por un montante cercano a los cien mil euros. Los proyectos se desarrollarán entre los meses de julio y octubre y, además del componente científico que suponen estas intervenciones, permitirán la formación práctica de estudiantes de la institución académica.

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ha conseguido siete proyectos de investigación arqueológica y paleontológica subvencionados por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte que se llevarán a cabo entre los meses de julio y octubre. Se trata de los proyectos Peña del Castillo, en la provincia de Albacete; los yacimientos de Alarcos y de Montiel, y el estudio del monumento natural carbonífero de Puertollano, en la provincia de Ciudad Real; y la villa romana de Noheda, el poblamiento de arte rupestre en el valle del río Cabriel y el castillo y monasterio de Uclés, todos pertenecientes a la provincia de Cuenca.

Los siete proyectos presentados por la UCLM a la convocatoria de ayudas a la Investigación del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de Castilla-La Mancha del año 2021, a la que podían concurrir universidades y ayuntamientos de todo el país, así como otros organismos públicos de investigación, cuentan en su conjunto con una financiación próxima a los 100 000 euros que han sido aportados por la Junta. A esta cuantía hay que sumar la parte de financiación externa a la que obligaba la convocatoria regional, la cual supera los 120 000 euros.

La práctica totalidad de los proyectos presentados por la UCLM tienen la particularidad de contar una doble misión: por un lado, la investigación científica; y por otro lado, la formación de los estudiantes en la práctica arqueológica. Por este motivo las campañas de excavación se suelen realizar en verano, con participación de estudiantes e investigadores pertenecientes a los grados en Historia y Humanidades de los diferentes campus de la institución académica.