La UCLM celebra el viernes el cuarto de siglo de la primera promoción de Ciencias Jurídicas y Sociales

El rector presidirá en Toledo el acto conmemorativo

Actualmente la Facultad imparte tres grados y un doble grado

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) celebra este viernes el acto conmemorativo del 25º aniversario de la primera promoción de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, que se desarrollará en Toledo bajo la presidencia del rector, Miguel Ángel Collado. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, o el juez de Menores de Toledo, José Ramón Bernácer forman parte de esta primera promoción.

Profesores de la UCLM como Javier Díaz Revorio, Santiago Sastre, Alfonso García Figueroa, Sagrario Bermúdez, Fernando Sánchez Mayoral, Pedro Jiménez Estévez, Ángela Jiménez Montañés, María José Majano o Fátima Guadamillas, actual vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente, entre otros, y numerosos empresarios, juristas y empleados públicos de Castilla-La Mancha también estudiaron en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo entre 1986 y 1991. Todos ellos están convocados este viernes al acto conmemorativo que el centro celebrará bajo la presidencia del rector y que incluye una fotografía de familia, una visita guiada al complejo San Pedro Mártir y Madre de Dios, antiguos conventos dominicos y actual sede de la Facultad, discursos institucionales y la imposición de becas a los egresados de la primera promoción.

La Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo, que cuenta actualmente con alrededor de 2.200 alumnos en los grados en Derecho, Administración y Dirección de Empresas y Gestión y Administración Pública y el doble grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, es un referente internacional en formación de posgrado en el área jurídica. Cuenta con centros de investigación en Derecho Fiscal, Derecho Comunitario y Derecho de Consumo y alberga la Biblioteca General Universitaria.

Sede de la Asamblea Constituyente que aprobó el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha (1982) y de las primeras Cortes Regionales (1983), el complejo formado por los antiguos conventos dominicos de San Pedro Mártir y Madre de Dios es testigo de la evolución histórico-artística de Toledo y cuenta con algunos de sus hitos culturales. Su Claustro Real, proyectado por Alonso de Covarrubias, fue inmortalizado por Buñuel en ‘Tristana’. La iglesia, trazada por Nicolás de Vergara el Mozo a principios del siglo XV, acoge el sepulcro de Garcilaso de la Vega y el grupo escultórico que inspiró a Bécquer la leyenda ‘El beso’. Juan Bautista Maíno, que profesó en la comunidad, dejó en el templo, hoy paraninfo universitario, algunas de sus obras más reconocidas, como ‘San Jacinto’ o los frescos del sotocoro, dedicados a la Gloria.