La Escuela de Caminos acoge mañana la final de su concurso de puentes para preuniversitarios

Cuatro equipos de Ciudad Real se disputan el premio convocado por el centro de la UCLM

En la imagen, el equipo de Campo de Criptana con su puente y su profesor

Dieciséis jóvenes de Ciudad Real apuran las últimas horas de nervios antes de la final del concurso de puentes convocado por la Escuela de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), que se celebra mañana en el centro como prolegómeno a la jornada de puertas abiertas del sábado, 20 de junio.

La Escuela Técnica Superior de Caminos, Canales y Puertos de Ciudad Real acoge mañana la final de su primer concurso de puentes dirigido a alumnos de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato, una iniciativa en la que han participado un total de veinticuatro grupos de cuatro alumnos cada uno y procedentes de quince institutos de la provincia. Siguiendo las bases del concurso, los preuniversitarios tenían que construir un puente de una longitud máxima de 180 centímetros y que resistiera una carga mínima de cuatro kilos. Además, debían realizarlo en piezas de K’nex, el juego de construcción inventado por Joel Glickman en la línea del popular Meccano.

Los cuatro equipos ganadores de las semifinales y que, por tanto, se disputarán mañana la final son los equipos de los institutos Isabel Perillán y Quirós, de Campo de Criptana; Máximo Laguna, de Santa Cruz de Mudela; Juan Bautista de la Concepción, de Almodóvar del Campo; y Juan D’Opazo, de Daimiel. Según explican los organizadores del concurso –patrocinado por Proimancha-, los participantes deberán adaptar sus diseños a un cambio de dimensiones, puesto que los puentes formarán parte de un circuito de Scalextric (Slot) que instalará el Club Calatrava Slot de Daimiel.

De hecho, este club celebrará el viernes 19 una de sus competiciones periódicas en el circuito instalado en el centro universitario. Finalmente, el sábado 20 de junio, la Escuela de Caminos celebrará una jornada de puertas abiertas en la que los visitantes, además de acercarse al diverso mundo de la ingeniería civil, podrán participar en una competición contrarreloj de Scalextric, con un coche de premio para el más rápido.