La Facultad de Letras entrega sus premios literarios a Santiago Casanova y Antonio San Miguel Roldán

Ciudad Real

Desde la izquierda, el escribor Santiago Casanova, el director de la Editorial Verbum, Luis Rafael Hernández; y el decano de Letras, Matías Barchino © Gabinete de Comunicación UCLM

Santiago Casanova y Antonio San Román recogieron ayer en la Librería Serendipia de Ciudad Real los premios de Narrativa Policial Francisco García Pavón y de Poesía Juan Alcaide, respectivamente, que concede la Facultad de Letras. Evelio Traba, ganador de la quinta edición del certamen de Novelas Ejemplares, no pudo recoger su premio por encontrarse en Ecuador.

La Facultad de Letras de Ciudad Real hizo entrega ayer de sus últimos tres premios literarios en un acto celebrado en la Librería Serendipia, en Ciudad Real. El escritor madrileño Santiago Casanova Gómez fue merecedor del Premio Extraordinario de Narrativa Policial en homenaje a Francisco García Pavón por su novela Esperando a Randy. La obra, que se impuso a un total de 182 competidoras de todo el ámbito iberoamericano, relata la historia de Stewart Riley, un vulgar ratero, y de su socio Randy, y el viaje al pasado que emprende el primero cuando las se frustra su último robo a un banco. 

Por su parte, Antonio San Miguel Roldán, también madrileño, se alzó con el Premio Internacional de Poesía Juan Alcaide en su trigésimo octava edición con el poemario A riesgo de ser niño, una obra sobre la fragilidad de la infancia que, según el jurado, 
“conforma un universo poético original y hermoso a través de la contemplación del dolor y el desamparo”. A partir de fotografías de niños maltratados por la vida, Antonio San Miguel Roldán “logra trascender ese momento y convertirlo en materia poética. Conmover sin caer en el patetismo sensiblero ni en el melodrama”.

El tercer premiado en este año literario ha sido Evelio Traba, que no pudo recoger su premio por encontrarse en Ecuador. El escritor cubano ganó el quinto Premio Internacional de Narrativa Novelas Ejemplares por Dos versiones de Fray Bernardino, en la que aborda el oficio de la escritura y sus miserias desde el punto de vista de Álvaro Morantes, un escritor que no atraviesa su mejor momento y que busca una salida en viejos manuscritos que antaño le dieron fama. Al premio de Novelas Ejemplares, que premia novelas cortas, concurrieron 527 obras.

Todas las obras han sido publicadas por Verbum.