La Escuela de Arquitectura de la UCLM proyecta en Nápoles el claustro del Instituto Ozanam Rione Sanitá

En colaboración con la Universidad Federico II

Maqueta del proyecto. © UCLM

La Escuela de Arquitectura de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), con sede en el Campus de Toledo, junto con la Escuela de Arquitectura de Nápoles proyectan el espacio del claustro del Istituto Ozanam Rione Sanitá de la ciudad italiana, que acogerá la nueva palestra de boxeo para los jóvenes del barrio. Fruto de la colaboración interuniversitaria desarrollada durante la segunda semana de septiembre, el proyecto se ha presentado en presencia del cónsul español, José Luis Solano Gadea.

De la colaboración entre la UCLM y la Federico II ha surgido el proyecto de “un nuevo volumen, claro y compacto, que permite enriquecer el claustro existente declarando claramente su contemporaneidad”, explican fuentes de la Escuela de Arquitectura de Toledo. “Una caja de luz, de acero blanco y grandes ventanales, descansará como una nueva lámpara en el centro del patio de Ozanam para recibir a los chicos que boxearán dentro”, añaden.

El proyecto se denomina LuxBox “por su vocación simbólica de convertirse en una verdadera caja que ilumina todo el barrio de la Sanitá, atrayendo a jóvenes, niños y familias”. El propósito de la Fundación San Genaro es convertir el complejo en un centro polivalente activo las 24 horas del día todos los días del año gracias a una guardería, una serie de espacios de agregación para la comunidad local, un huerto en la azotea y varios espacios para actividades de diferentes asociaciones vinculadas.

Para el director de la Escuela de Arquitectura de Toledo, Juan I. Mera, “es un trabajo muy importante para ellos por su carácter social y para la UCLM porque supone la apertura del centro hacia Europa al tiempo que se recupera el eje mediterráneo Nápoles-Toledo”. El profesor destaca además que la actividad involucra a profesores y alumnos de las dos universidades.

A la presentación del proyecto, que tuvo lugar en la en la Basílica della Sanitá, asistieron también el delegado de la Curia de Nápoles, Carmine Gravino; el Questore Antonio De Jesu, el superintendente Luciano Garella, el concejal de Urbanismo Carmine Piscopo, el gerente Massimo Santoro y el presidente del III Municipalità Ivo Poggiani.