La UCLM, finalista de los premios de las empresas tecnológicas por su adaptación de la docencia durante el confinamiento

ASLAN valora la estrategia desarrollada por el Área de Tecnología y Comunicaciones

La UCLM puso a disposición de los estudiantes 750 portátiles para reducir la brecha digital. © Gabinete de Comunicación UCLM

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) es una de las tres finalistas de los premios que concede la Asociación Nacional de Empresas Tecnológicas (ASLAN) en la modalidad de Digitalización en Administraciones por su proyecto de adaptación de la docencia al confinamiento derivado del Estado de Alarma entre el 14 de marzo y el 28 de junio de 2020.

El sábado 14 de marzo de 2020, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, declaraba del estado de alarma en todo el territorio nacional con el objetivo de frenar la expansión de la COVID. Entre otras consecuencias, este régimen excepcional implicaba la limitación de la libre circulación de los ciudadanos a actos esenciales y conllevó de facto el cierre de los campus universitarios. Sin embargo, el mismo lunes 16 en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) se impartieron la mayoría de las clases siguiendo el horario habitual, los grupos de investigación pudieron continuar su trabajo colaborativo y la actividad de gestión no se interrumpió.

La estrategia que posibilitó la rápida y eficaz adaptación de la Universidad regional al nuevo contexto no presencial ha merecido figurar como finalista de los premios que concede la Asociación Nacional de Empresas Tecnológicas (ASLAN) en la modalidad de Digitalización en Administraciones y Organismos Públicos. El proyecto con el que la UCLM concurre a los galardones -que se entregarán el 2 de junio- explica que la transición de la actividad académica presencial a una forzosamente en línea fue posible con el soporte de un trabajo anterior en materia tecnológica que se basó en la apuesta decidida por la movilidad, con la generalización de equipos portátiles para el personal docente e investigador y de administración y servicios, y el almacenamiento en la nube.

El proceso arrancó en la segunda quincena del mes de febrero con un análisis de riesgos por parte del equipo de dirección del área de Tecnología y Comunicaciones (TIC) que derivó en la propuesta de ejecución a la alta dirección de la Universidad la semana previa al estado de alarma. La primera semana de marzo se adecuaron los entornos en la nube y se materializaron los desarrollos que facilitaron la integración entre Campus Virtual y Teams como plataformas de soporte a la docencia en línea. Paralelamente, desde la primera semana de confinamiento se lanzó una batería de trescientos talleres de capacitación tecnológica, destinados al personal docente y de administración, y se lanzó un proyecto de adquisición de setecientos cincuenta portátiles para estudiantes con el propósito de reducir la brecha digital. Asimismo, se adecuó la plataforma de Campus Virtual para gestionar la evaluación en línea del estudiantado.

Los otros dos finalistas son las universidades Rey Juan Carlos y de Cantabria. Solo pueden votar las candidaturas los usuarios registrados en la plataforma de ASLAN con anterioridad al 1 de enero de 2021.