Una investigación propone un cambio de modelo en la atención domiciliaria a pacientes dependientes inmovilizados

Ese el resultado del estudio realizado por Francisco García Alcaraz, primer enfermero de atención continuada con grado de doctor en Albacete

Francisco García Alcaraz

Un trabajo de investigación del profesor Francisco García Alcaraz, primer enfermero con grado de doctor en el Área Sanitara de Albacete, ha analizado la situación actual de la atención domiciliaria en la provincia en pacientes dependientes inmovilizados, proponiendo un cambio en el modelo asistencial con el fin de realizar mejoras en el mismo. Este trabajo es fruto de una tesis doctoral, que ha estado dirigida por la profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Victoria Delicado y Jesús López-Torres Hidalgo, médico en Albacete.

El objetivo de la investigación ha sido evaluar la atención integral de enfermería a la población dependiente no institucionalizada en el ámbito domiciliario de atención primaria de Albacete y su provincia. Según se recoge en la misma, entre las áreas de mejora identificadas destaca el déficit existente en la valoración del paciente inmovilizado, siendo incompleta la valoración integral (biopsicosocial), y las partes menos valoradas: la social y familiar, así como la sobrecarga del cuidador. “Aunque se comprueba una intensa participación de enfermería en la atención domiciliaria, se observa un déficit en las actividades de educación para la salud, de apoyo y formación a cuidadores y/o familia. La prevención de caídas en mayores también ocupa un lugar destacado entre las carencias identificadas.”,-indica el investigador.

Las propuestas de mejora realizadas por el doctor García Alcaraz se centran en realizar una estratificación de la población anciana según sus características sociodemográficas y clínicas, así como del estado de salud percibido, mediante un cribado de pacientes reales y potenciales. De la misma forma, se aconseja la coordinación socio-sanitaria y continuidad de cuidados, mejorando la oferta de servicios; mejorar el apoyo a las familias disfuncionales y aquellas con bajo apoyo social, así como potenciar la prevención de las úlceras por presión y las caídas por el riesgo elevado en estos pacientes.

Por ello, propone un cambio de modelo de atención domiciliaria en Castilla-La Mancha y aconseja unificar las zonas de salud y sociales actuales, proponiendo además un cambio en el modelo de atención integrada actual a un modelo dispensarizado, “que tiene mayor satisfacción entre los usuarios, formación de equipos especializados en atención domiciliaria; implementar las nuevas tecnologías en el domicilio, como la monitorización de pacientes crónicos y dependientes”,-añade, aconsejando, por último, caminar hacia un modelo integrado de gestión de casos con nuevos puestos de enfermeras gestoras.

Esta investigación es fruto de una tesis doctoral, con calificación de sobresaliente cum laude, por la que García Alcaraz se ha convertido en uno de los pocos diplomados universitarios en Enfermería con grado de doctor en Castilla-La Mancha. Actualmente, es profesor asociado en la Facultad de Enfermería del Campus de Albacete y ejerce como enfermero de Atención Continuada en la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, donde es miembro de la Comisión de Investigación.

Atención domiciliaria

La atención domiciliaria es una modalidad asistencial que desarrollan los profesionales de atención primaria a las personas que requieren cuidados de carácter temporal o permanente en su domicilio, distinta de la hospitalización domiciliaria. Se estima que la población susceptible de incluirse en los programas de atención domiciliaria es del 5% de los mayores de 65 a 79 años, del 10% de 80 a 84 años y del 20% de los mayores de 85 años. Además, las personas con enfermedades neurodegenerativas y del aparato locomotor son las principales receptoras de atención domiciliaria, predominando mujeres ancianas con pluripatología y polimedicación.