Un proyecto de la UCLM opta a financiación de la Fundación Soliss para el control ecológico de las palomas

El graduado en Ciencias Ambientales Fernando Ávila propone recuperar la grajilla favoreciendo su nidificación en huecos de la muralla de Toledo

Una grajilla en la muralla de Toledo.

La grajilla (Corvus monedula) es un ave de la familia de los córvidos, tradicionalmente considerada de mal agüero, que ha protagonizado un trabajo de fin de grado (TFG) defendido este verano en la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). Su autor, Fernando Ávila, propone recuperar esta especie aprovechando oquedades de la muralla de Toledo y usarla para controlar la proliferación de palomas. El proyecto opta a financiación en la campaña ‘Semillas’ de la Fundación Soliss. El plazo para votar está abierto hasta el 31 de diciembre.

Aunque no existen censos previos de la población de grajillas a la elaboración de este TFG, su autor sospecha que tuvo que ser mucho mayor. “Al pertenecer a la familia de los córvidos siempre se ha conocido su fama de mal agüero. Esta circunstancia ha sido aprovechada por especies oportunistas, como la paloma, que compite con la grajilla al ocupar los pocos orificios viables para nidificar en la muralla”, explica.

En este sentido, Fernando Ávila y sus directores del TFG apuestan por “mejorar las condiciones de la muralla de Toledo para permitir el que haya más oquedades, así como recuperar adecuadamente los edificios antiguos de las riberas del Tajo por medio de cajas nido para la especie”. En el medio agrícola, la grajilla hace nidos en edificios abandonados y primillares, esto es, en edificios adaptados para la nidificación del cernícalo primilla. En los atardeceres de otoño-invierno, indican los especialistas, se puede apreciar cómo la colonia de grajilla “hace sus danzas y movimientos de acercamiento al dormidero, situado en una de las islas del río junto al puente de San Martín”.

El proyecto ha sido seleccionado por la Fundación Soliss en una primera fase de su programa ‘Semillas’, que incluye una dotación de 120.000 euros anuales, distribuidos en cuatro convocatorias de cinco proyectos cada una, para financiar iniciativas vinculadas con la cultura, el ámbito social o la preservación medioambiental. En vista de intervenciones anteriores en la muralla de Toledo, que ha sido rehabilitada “sin pensar en estas aves que pueden servir para controlar la población de palomas”, la propuesta realizada desde la UCLM pretende “llamar la atención para que este tipo de actuaciones por parte de los responsables municipales no se hagan a la ligera, sin pensar en los daños ambientales que pueden causar, y cuyos ejemplos en otras partes de Europa (Polonia y Roma) se han recogido en la bibliografía del TFG”.

Cada uno de los cinco proyectos más votados obtendrá una financiación de 6.000 euros. El plazo para votar, previo registro en la web, concluye el 31 diciembre.