Un graduado por la UCLM consigue la nota más alta de España en las pruebas de Químico Interno Residente

Carlos Rodríguez Rojas es exalumno de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas

Ha estudiado ocho horas diarias durante nueve meses, con un día de descanso a la semana “porque así lo recomiendan”, pero ha merecido la pena. El graduado en Química por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Carlos Rodríguez Rojas ha obtenido la nota más alta en las pruebas de Químico Interno Residente (QIR) que convoca el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en todo el territorio nacional. Natural de Ciudad Real, se graduó en la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de este campus y ahora cree que hará la residencia en un hospital madrileño.

El joven exalumno de la Universidad de Castilla-La Mancha Carlos Rodríguez Rojas ha logrado la primera posición en las pruebas de Químico Interno Residente (QIR), convocadas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y a las que concurrieron 350 personas de toda España que optaban a una de las veinte plazas ofertadas. Pero ser el mejor del QIR no es fácil. Y, para conseguirlo, Carlos se ha preparado con mucha disciplina, estudiando ocho horas diarias durante nueve meses, “con un día a la semana de descanso, porque así lo recomiendan”, explica el joven, que se graduó en Química en la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de Ciudad Real –capital en la que reside- y donde después realizó el Máster en Gestión de Laboratorios.

Carlos Rodríguez considera que la química sanitaria es una salida poco explorada por los universitarios que cursan esta carrera, aunque él mismo se considera vocacionalmente vinculado con el sector hospitalario incluso desde antes de estudiar Química. Todavía lo está considerando, pero cree que elegirá algún hospital madrileño para realizar el QIR “porque son de referencia en muchas patologías” y, además, no ha salido ninguna plaza QIR en Castilla-La Mancha. Aunque menos conocido que el MIR (Médico Interno Residente), el QIR tiene el mismo nivel de exigencia y competitividad, y da acceso a un período de formación y trabajo de cuatro años tras el que se obtiene el título de especialista clínico en Análisis clínicos, Bioquímica clínica, Microbiología o Radiofarmacia.

Estudios competitivos y flexibles

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas, Ángel Ríos, considera que el éxito de Carlos Rodríguez Roja demuestra “que los estudios que impartimos en nuestro centro son lo suficientemente flexibles y competitivos como para preparar excepcionalmente a profesionales para sectores tan diversos como el alimentario, industrial, medioambiental o sanitario”.

Asimismo, el decano señala que “aunque en los últimos años mantenemos la demanda de plazas de nuevo ingreso, no cabe duda de que este tipo de noticias constituyen un acicate muy importante que puede animar a otros jóvenes a elegir nuestro centro para formarse”. En este sentido, el decano recordó que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) acaba de acreditar “con una nota muy alta” los tres grados que oferta la Facultad: Química, Ingeniería Química y Ciencia y Tecnología de los Alimentos.