Químicas acoge a profesores y alumnos de Secundaria para intercambiar experiencias y poner a prueba sus conocimientos

El centro celebra el XIV Simposio Regional Educacional y la III Olimpiada Científico-Técnica

Una alumna realiza una práctica durante la celebración de la olimpiada científico-técnica

Profesores de Secundaria y estudiantes de Bachillerato han participado hoy en el Simposio Regional Educacional y en la Olimpiada Científico-Técnica que organiza la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en Ciudad Real. Con ambas actividades el centro pretende conectar la enseñanza secundaria y la universitaria.

La Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ha abierto hoy sus puertas a profesores y alumnos de Educación Secundaria y Formación Profesional en el marco de las actividades organizadas esta semana por el centro con motivo de la celebración de su patrón, San Alberto Magno. Los primeros han estrechado lazos y compartido experiencias docentes y preocupaciones con el profesorado universitario en el campo de la Química, la Ingeniería Química y la Ciencia y Tecnología de Alimentos; los segundos han puesto a prueba sus conocimientos científicos durante el desarrollo de la olimpiada llevada a cabo a lo largo de toda la mañana.

Sendas actividades, según ha explicado el decano de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas, Ángel Ríos, son muestra del interés del centro por facilitar la conexión entre la enseñanza secundaria y la universitaria, y por potenciar la colaboración con los docentes de instituto ya que son ellos los encargados de formar a los que estudiantes que después ocuparán las aulas universitarias y de promover la parte práctica y experimental de la Química en sus centros.

Precisamente hoy han sido 57 alumnos de seis institutos de la provincia de Ciudad Real, agrupados en equipos de tres miembros cada uno, los que han podido experimentar en los laboratorios del centro universitario durante la celebración de la olimpiada científico-técnica. Los estudiantes han medido su conocimiento en pruebas de laboratorio relacionadas con las tres titulaciones que imparte el centro: graduado en Química, Ingeniería Química y Ciencia y Tecnología de los Alimentos. En concreto, éstas han consistido en el análisis de contenido de azúcares reductores en una muestra de mosto, de pigmentos coloreados en alimentos y de purificación de aguas. Para facilitar el desarrollo de las pruebas, la Facultad les ha proporcionado un kit básico de trabajo y unos guiones de prácticas en el que los participantes debían anotar los resultados obtenidos para su posterior evaluación.

La olimpiada, en palabras del decano, pretende incentivar la enseñanza práctica de las materias científicas, “escasa” en los centros de Secundaria debido a la “falta de recursos en los laboratorios”; al tiempo que viene a ser un aliciente para despertar las vocaciones científicas. En este sentido, Ángel Ríos consideró la necesidad de “reestructurar a fondo la Secundaria y fortalecer el conocimiento de las disciplinas de Humanidades y Ciencias, básicas para el desarrollo del alumno y de utilidad para cursar cualquier grado universitario”.

De forma paralela a la olimpiada, el profesorado universitario y de instituto que ha participado en el Simposio Regional Educacional, encuentro con catorce años de trayectoria, han reflexionado sobre las enseñanzas relacionadas con la Química y han debatido sobre el presente y el futuro de las enseñanzas universitarias y de las pruebas de acceso a la Universidad. Asimismo, responsables del equipo de Gobierno de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas han dado a conocer las actividades que realiza enfocadas a los alumnos de Secundaria, tales como la propia olimpiada científica, los campus científicos de verano o actividades de iniciación a la investigación.

Se trata, según ha explicado Ángel Ríos, de un encuentro útil “para conectar y conocer las necesidades” de los profesores de Secundaria y de los institutos que “son quienes nos proporcionan a quienes será nuestro alumnado”.

Tras la actividad, los participantes mantendrán una comida de confraternidad.