Presentado el Informe GEM en el Campus de Toledo

El catedrático de la UCLM Juan José Jiménez ha dirigido esta investigación sobre el emprendimiento

Presentación del Informe GEM en el Campus de Toledo

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), la Fundación Globalcaja Horizonte XXII y la Junta de Comunidades han presentado el Informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor) Castilla-La Mancha en el Campus de Toledo, en un acto en el que han estado presentes presentes el rector, Miguel Ángel Collado; la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco; la directora general de la fundación, Carla Avilés; además del director del informe Juan José Jiménez, y el integrante del equipo investigador, Francisco Sáez.

El proyecto GEM nació en el año 1997 como una iniciativa de la London Business School y del Babson College para crear un observatorio internacional que con carácter anual analizara el fenómeno emprendedor. El director del proyecto para Castilla-La Mancha se refirió al informe como una iniciativa que cumple con el objetivo de la Universidad de apoyar el desarrollo de la región, y para ello aporta datos sobre la situación del emprendimiento en Castilla-La Mancha.

El Informe GEM, explicó, se sirve de dos encuestas como fuente de información, una llevada a cabo entre 1.000 castellano-manchegos de 18 a 65 años, y otra a 52 expertos en emprendimiento. Las 136 páginas del trabajo recogen una serie de indicadores de la actividad emprendedora en la región, así como un diagnóstico general de las condiciones del entorno, el perfil del emprendedor, sus motivaciones y el tipo de negocios.

Por su parte, Francisco Sáez, miembro del equipo de investigación, destacó que por primera vez en cuatro años, Castilla-La Mancha se sitúa por encima de la media nacional, siendo la segunda región del país en Tasa de Actividad Emprendedora, con un 7.3% frente al 5.7% del conjunto nacional. A este respecto comentó que el emprendedor tipo en Castilla-La Mancha es un varón, de 39 años de edad y con estudios de secundaria que crea su empresa porque percibe una oportunidad de negocio en el mercado, fundamentalmente en los servicios de consumo. El capital medio aportado por este emprendedor es ligeramente inferior a los 30.000€, procedente casi en su totalidad de familiares y amigos.

Por otro lado, estas empresas nuevas presentan un perfil competitivo inferior al del resto de nuevas empresas que se crean a nivel nacional y se caracterizan por ser proyectos empresariales de reducida dimensión, sin pretensiones de crecimiento y creación de empleo, con carácter no innovador y escasas inversiones en tecnología e I+D.

El informe destaca, por un lado, la necesidad de seguir trabajando en el fomento de la actividad emprendedora, creando un entorno favorable para la creación de empresas, que permita seguir manteniendo unas elevadas tasas de actividad empresarial. Por otro, es preciso mejorar la competitividad de estas empresas favoreciendo su acceso a la I+D+i y a la internacionalización, favoreciendo el desarrollo de ecosistemas de innovación que permitan a las empresas de la región ser más competitivas y reducir así la tasa de abandono empresarial.

La directora general de la Fundación Horizonte XXII, Carla Avilés, destacó que la suma de esfuerzos entre la Universidad, la Junta de Comunidades y la Fundación dan como resultado un informe riguroso que permite medir la situación del emprendimiento en la región. En su opinión, el informe GEM es un mapa con resultados positivos de cómo está la actividad emprendedora en la región y que sirve a la Fundación para diseñar un plan estratégico dirigido a los jóvenes.

Por su parte, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, señaló que el informe, arroja datos para el optimismo tras “una larga travesía por el desierto”, que recoge una subida de la tasa de emprendimiento muy destacable, tanto comparándola con el año precedente como con otras comunidades autónomas.

Finalmente, el rector cerró el turno de intervenciones agradeciendo el apoyo de la Fundación y la Consejería, resaltando la relevancia de esa colaboración entre la administración, las instituciones privadas y la Universidad para poner en marcha iniciativas conjuntas y destacando el rol de la Universidad de Castilla-La Mancha en el fomento del emprendimiento, promoviendo la creación de empresas innovadoras entre los investigadores –spin-offs- y las junior empresas entre sus estudiantes, así como formando y asesorando a emprendedores; resaltando además el papel de la transferencia de tecnología como elemento clave para la mejora de la competitividad de nuestras empresas.