La UCLM y Caja Rural CLM constatan las “buenas perspectivas” de los principales indicadores económicos

Presentado el Termómetro Económico correspondiente al primer trimestre de 2017

López-Casero, Guadamillas y Donate durante la presentación del Termómetro

El Termómetro Económico correspondiente al primer trimestre de 2017, presentado este lunes en Toledo por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha, pone de manifiesto las “buenas perspectivas” de la economía regional, en tanto que los principales indicadores “son mejores que el año anterior”. En este sentido, se han recuperado la actividad industrial, los servicios, el consumo y las exportaciones, mientras que en el lado negativo se sitúan la tasa de paro y el incremento de la deuda y el déficit público.

En la presentación de estos resultados, a cargo de la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente y directora de la Cátedra de Innovación y Desarrollo Cooperativo y Empresarial, Fátima Guadamillas, y de la directora general de la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha, Ana López-Casero, el coordinador de la publicación y profesor del Departamento de Administración de Empresas, Mario Donate, señaló como aspectos más positivos del periodo el notable crecimiento económico en términos interanuales, la recuperación de la actividad industrial, el buen comportamiento de los servicios y la evolución positiva del consumo y las exportaciones.

También mostró, como datos menos favorables, el “crecimiento significativo” de los precios, el aumento de la tasa de desempleo en relación al trimestre anterior y el incremento de la deuda y el déficit públicos. Así mismo, explicó que el Producto Interior Bruto (PIB) de la región creció un 2,4 por ciento de tasa interanual, con un porcentaje de crecimiento trimestral del 0,6 por ciento.

Además, el índice de confianza empresarial siguió creciendo en Castilla-La Mancha tanto con respecto al trimestre anterior (0,21 por ciento) como en términos interanuales (0,79 por ciento). Por otra parte, la actividad industrial mejoró en el primer trimestre de 2017 en tasa interanual con respecto al trimestre anterior, con un buen comportamiento de la producción de bienes de equipo.

A ello se suma el buen comportamiento del consumo, reflejado en un crecimiento sostenido de tasas interanuales por meses para las ventas en el comercio minorista de la región. El Termómetro también subraya la “muy positiva evolución de las exportaciones”, con tasas de crecimiento interanuales que superan el 15 por ciento en el mes de marzo. Por contra, la tasa de paro creció levemente en el primer trimestre del año hasta el 22,48 por ciento en la región, con un incremento del número de ocupados y de tasa de actividad respecto al cuarto trimestre de 2016.

También la tasa interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC) aumentó en términos interanuales en el primer trimestre del año, cerrando marzo en el 2,6 por ciento, nivel algo inferior al que ofrecían enero y febrero, y también algo mayor que el nacional, del 2,3 por ciento. Por último, el déficit público en Castilla-La Mancha cerró el trimestre en el 0,26 por ciento del PIB, superior al registrado en marzo de 2016.

Según la profesora Guadamillas, que destacó la participación del profesor de la UCLM José Jesús Castro en esta edición con un artículo sobre la importancia de internet y la economía digital, el Termómetro es un “producto consolidado” que seguirá profundizando en temas como la revolución industrial 4.0.y la digitalización, ya que “en la región se han podido analizar problemas de competitividad en algunos aspectos por ser una región muy grande y con una población muy dispersa”.

Por su parte, López-Casero marcó el objetivo del Termómetro: “medir la temperatura económica, la foto económica regional, de forma rigurosa cada tres meses, cuya información nos permite medir el impacto en nuestra región, y en todos los sectores económicos, de las diferentes políticas y decisiones tomadas a nivel nacional e internacional”.