La UCLM conecta historia y alimentación con la capitalidad gastronómica Toledo 2016

El arqueólogo Germán Delibes abre un curso de verano con una ponencia sobre la cerveza y la sal en la Edad de los Metales

Ofrecer “una aproximación panorámica a la historia de la alimentación desde la Edad de los Metales hasta la Edad Moderna” es el objetivo del curso de verano que este lunes ha comenzado en el Campus de Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). Según su director, Carlos Vizuete, se trata además de un “acercamiento interdisciplinar” que incluye el punto de vista de arqueólogos, historiadores, historiadores del arte y arabistas, entre otros profesionales.

En el año de la capitalidad gastronómica Toledo 2016, el primer curso de verano del Campus de Toledo “ofrece la oportunidad de relacionar gastronomía e historia”, señaló en la inauguración la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente, Fátima Guadamillas. También participó en la apertura la nueva decana de Humanidades, Rebeca Rubio, quien recordó que esta facultad es un “espacio abierto” e invitó a los ciudadanos de Toledo a visitar la exposición que acompaña al curso.

La primera jornada, que se celebra este lunes, revisa desde el punto de vista histórico, arqueológico y literario los componentes de la alimentación incidiendo en la tradicional tríada mediterránea (cereales, vid y olivo). El arqueólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid Germán Delibes de Castro, ha abordado en la primera intervención, titulada ‘La sal y la cerveza. Poder y prestigio en la Edad de los Metales’, distintos aspectos vinculados a la explotación y al consumo de ambos alimentos. También ha señalado cómo las técnicas y los procedimientos utilizadas por los prehistoriadores para acceder al conocimiento de los alimentos “han evolucionado lo suficiente como para hablar de dieta y no de economía”.

La segunda jornada examinará la relación entre la cultura de la alimentación y las tres grandes religiones monoteístas del entorno mediterráneo (cristianismo, judaísmo e islam) analizando aspectos como los alimentos prohibidos, las mesas conventuales o la gastronomía vinculada a los festejos.

El curso de verano ‘Cocina, bodega y mesa: una aproximación a la historia de la alimentación en España’ incluye una visita al obrador del monasterio de San Clemente, donde la tradición sitúa el origen del mazapán toledano, y una exposición organizada en el vestíbulo de la Facultad de Humanidades en colaboración con el Centro de Estudios de Castilla-La Mancha. Mediante una serie de reproducciones fotográficas, la muestra realiza un recorrido que arranca en la Edad de los Metales (con dos recreaciones artísticas con base arqueológica) y concluye en el siglo XX.

Los distintos paneles reflejan la importancia del aceite y su comercio en la Antigüedad y recogen distintas imágenes de las mesas judías, cristianas y musulmanas procedentes de manuscritos medievales iluminados. También hay reproducciones de portadas de libros impresos, destacando el tratado de cocina de Ruperto de Nola, publicado en Toledo en 1525, y de grabados de los siglos XVII (el refectorio de la abadía de Port Royal) y XVIII (la cena de pascua). De los siglos XIX y XX datan algunas imágenes de familias pobres, soldados en el campo de batalla y banquetes de homenaje y bodas y, de época más reciente, la publicidad con referencias al ‘Quijote’, unas hojas de un menú y una cromolitografía.