La Facultad de Humanidades de Toledo conmemora el centenario del fotógrafo Casiano Alguacil

Falleció el 3 de diciembre de 1914 en el edificio, cuando era Hospital de la Misericordia

Manuel Carrero de Dios, Rafael Villena, Ricardo Izquierdo y Rosa Ana Rodríguez tras el descubrimiento de la placa

La Facultad de Humanidades de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en Toledo se suma a las conmemoraciones del centenario de Casiano Alguacil Blázquez con el descubrimiento de una placa en el día en que se cumplen cien años de su fallecimiento. El reconocido fotógrafo toledano falleció en la ‘Sala de Distinguidos’ del Hospital de la Misericordia, uso precedente de la actual sede universitaria.

El decano de la Facultad, Ricardo Izquierdo; el profesor del centro y coordinador del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha en Toledo, Rafael Villena, y la concejala de Educación, Cultura y Patrimonio Histórico, Rosa Ana Rodríguez, descubrieron en el vestíbulo del edificio la placa conmemorativa, ubicada cerca de la sala en la que Casiano Alguacil falleció hace cien años alojado en el entonces Hospital de la Misericordia.

Tras el descubrimiento de la placa, el profesor Villena destacó la condición de “pionero con mayúsculas” del fotógrafo toledano y manifestó que debemos estar “orgullosos de su legado”. También subrayó su militancia política en el partido republicano (fue concejal de Cultura durante el Sexenio Democrático) y su capacidad emprendedora al fundar el Museo Fotográfico, un negocio basado en la compraventa de fotografías de Toledo y otras ciudades.

El profesor manifestó que Casiano Alguacil “contribuye al discurso visual” puesto que a él “le debemos la imagen que empieza a proyectarse de Toledo en el siglo XIX”, y que su trabajo es “fundamental para conocer nuestra historia”. Sus fotografías, señaló Villena, “dan testimonio de la conservación o la destrucción del patrimonio, de los oficios, de los patios o de los mendigos”.

Además de los alumnos y profesores del centro, asistieron al descubrimiento de la placa el director del Archivo Municipal de Toledo, Mariano García Ruíperez; el impulsor de la obra de Casiano Alguacil en los años 80, Manuel Carrero de Dios, o la especialista Beatriz Sánchez Torija, que a través de su tesis doctoral “ha resituado a Alguacil en el escenario nacional e internacional”.