Investigadores de la UCLM colaboran en la formación de científicos de países en vías de desarrollo

El grupo ARCO participa en proyectos de organizaciones como la UNESCO

Foto de familia de alumnos y profesores de la escuela organizada por el Grupo ARCO en Italia

Varios investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), integrados en el grupo Arquitectura y Redes de Computadores (ARCO), han colaborado en la formación de colegas procedentes de países en vías de desarrollo a través de una iniciativa auspiciada por la UNESCO.

Los investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Julio Dondo, Fernando Rincón y Jesús Barba, y el estudiante de máster José Antonio de la Torre, han impartido una escuela de verano destinada a la formación de colegas procedentes de países en vías de desarrollo. Una veintena de científicos de Cuba, Guatemala, Malasia, India, Pakistán, Irán, Argelia o Nigeria han participado en la iniciativa de formación desarrollada en Italia por los miembros del grupo de investigación Arquitectura y Redes de Computadores (ARCO) de la Escuela Superior de Informática de Ciudad Real. El objeto del curso, formar en el diseño de “sistemas en chip” programables para el desarrollo de instrumentación en el campo de aplicaciones nucleares.

El programa constituye una iniciativa del Centro Internacional de Física Teórica (ICTP), organización integrada en la UNESCO, y la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA), con las que el grupo ARCO colabora desde hace cinco años. En este lustro, los investigadores de la UCLM han colaborado en la organización de varios talleres, encuentros y conferencias concebidos para facilitar el acceso a las nuevas herramientas y metodologías científicas en los países con menor PIB.

El ICTP fue fundado en el año 1964 por el premio Nobel de Física Abdus Salam, y se ha convertido en un centro de investigación de referencia en los campos de la Física Teórica y las Matemáticas. Además, esta institución ha proporcionado a más de 130.000 científicos de países en vías de desarrollo la posibilidad de continuar sus estudios y formación en investigación de alto nivel en dichos campos, facilitando que el conocimiento científico llegue también a los países más pobres del planeta. Así, este centro se ha convertido en uno de los mayores impulsores del avance científico en el tercer mundo.

Por su parte, la IAEA, con sede en Viena, fue creada en 1953 por las Naciones Unidas, y es la principal agencia intergubernamental a nivel mundial para la cooperación científica y técnica para el uso pacífico y seguro de la ciencia y tecnología nuclear, contribuyendo a la paz y seguridad internacional, y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.