El IREC alerta de la merma de población del aguilucho cenizo de no tomarse medidas de conservación

Los investigadores realizan un estudio que evalúa el coste-eficacia de las medidas de protección de la especie

Aguilucho cenizo. Autor: Francois Mougeot

Un estudio realizado por investigadores del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), en colaboración con otros de la Universidad de Helsinki, evalúa el coste-eficacia de las medidas de protección del aguilucho cenizo para evitar la destrucción de sus nidos, especialmente durante la cosecha del cereal, así como el impacto que las mismas tendrían sobre la persistencia de esta población. En el mismo, advierten de que no tomarse medidas, la especie disminuiría de forma “alarmante” en las próximas dos décadas.

Investigadores del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) -centro mixto dependiente de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha-, en colaboración con compañeros de la Universidad de Helsinki, han llevado a cabo un estudio para conocer cómo optimizar los esfuerzos de conservación del aguilucho cenizo en España, encaminados a minimizar las muertes de esta especie durante la cosecha mecanizada del cereal. En el mismo, sus autores advierten de que ante la ausencia de medidas se produciría una “disminución alarmante” en los próximos 20 años, lo que indica que esta especie debería catalogarse como “dependiente de conservación”.

Este estudio es el primero que evalúa el coste-eficacia de las distintas acciones encaminadas a la protección del aguilucho cenizo, una rapaz protegida que cría en el suelo, normalmente en campos de trigo, que concentra en España un gran porcentaje de la población que habita en Europa. Debido a sus hábitos de cría, muchas polladas mueren en el momento de la cosecha mecánica del cereal, de ahí que muchas comunidades autónomas tengan programas específicos de protección de esta especie, que van desde dejar rodales sin segar alrededor de los nidos a hacer contratos con los agricultores para retrasar la cosecha hasta que los pollos vuelen.

Para llevar a cabo su trabajo, los investigadores han tomado como base información de cinco comunidades autónomas, generada por grupos de conservación o por las agencias de conservación regionales. El análisis de los datos, según los investigadores, determina que las medidas más efectivas de protección entre las evaluadas variaban según regiones y contextos.

Así, explican los investigadores, el retraso de la cosecha era la medida de mayor coste-eficacia, pero sólo en aquellos contextos en los que la reproducción de los aguiluchos era colonial (más de 4-5 parejas por campo) y donde la productividad de cereal, y por tanto las compensaciones económicas, eran relativamente bajas. Por el contrario, los rodales, la medida con mayor frecuencia aplicada en España, era menos eficaz que otras, aunque a veces resulta la única posible en ciertos contextos agroeconómicos.

Los autores del estudio, que además evalúa el impacto que la aplicación de las medidas más eficaces tendría sobre la persistencia de las poblaciones de aguilucho cenizo español, aseguran que los resultados obtenidos podrían utilizarse para optimizar el uso de los recursos económicos disponibles para las campañas de conservación con criterios científicos, y añaden que ello representa un ejemplo de colaboración entre científicos y conservacionistas.