El Centro de Estudios de Consumo de la UCLM, nuevo Órgano Arbitral de Consumo de Castilla-La Mancha

El nombramiento avanza el próximo convenio con la Consejería de Sanidad para impulsar el sistema arbitral de consumo

El CESCO tiene su sede en el antiguo palacio de Lorenzana, en Toledo

El Centro de Estudios de Consumo (CESCO) de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ha sido designado por el Gobierno regional como Órgano Arbitral de Consumo. El nombramiento, que adelanta el próximo convenio entre la UCLM y la Consejería de Sanidad para reforzar el sistema arbitral de consumo en la región, implica que once investigadores actuarán como árbitros únicos y que el director del CESCO, Ángel Carrasco Perera, presidirá la Junta Arbitral de Consumo de Castilla-La Mancha.

La actuación de once investigadores del CESCO como árbitros únicos “permitirá agilizar la tramitación de los expedientes y resolver los problemas de gestión acaecidos en la Junta Arbitral de Consumo durante los últimos años”, explican desde el CESCO. Además de la designación del catedrático de Derecho Civil Ángel Carrasco Perera como presidente del a Junta Arbitral de Consumo, la resolución de la Junta de Comunidades incluye el nombramiento de la investigadora Carmen González Carrasco como presidenta suplente.

La incorporación del CESCO al sistema arbitral de consumo de la región “supone un reconocimiento como centro de investigación del Derecho de Consumo y pone de manifiesto su vocación de servicio a la sociedad’, señalan desde este centro toledano. El arbitraje de consumo es un procedimiento eficaz de solución de conflictos que no soporta costes económicos y prescinde de la vía judicial. Los laudos arbitrales son de obligado cumplimiento para las partes y tienen el mismo valor que una sentencia.