El rector de la UCLM reclama al Gobierno regional una financiación apropiada para continuar la senda de la excelencia

[vc_video link=”https://www.youtu.be/T158nArYZp8?rel=0″]

El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Miguel Ángel Collado, ha inaugurado hoy de forma oficial el curso académico 2016-2017 instando al Gobierno regional la necesidad de dotar a la institución académica de una financiación suficiente, que cubra los gastos de personal y que le garantice poder seguir avanzando y prestando servicio a la sociedad. La ceremonia, celebrada en el Campus de Ciudad Real, ha congregado a numerosos representantes de la comunidad universitaria e instituciones.

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) pese a ser una de las universidades públicas con menor financiación dentro del sistema universitario español ha sido capaz de situarse entre las mejores en el ámbito de la docencia, la investigación y la empleabilidad, como así lo corroboran distintos ránquines nacionales e internacionales en los que la institución sale posicionada. Pero para continuar esa senda de la excelencia, la UCLM precisa de una financiación adecuada que le permita “seguir avanzando y continuar siendo el motor de transformación que Castilla-La Mancha necesita”.

Así lo ha puesto hoy de manifiesto el rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, durante el acto solemne de apertura del curso 2016/2017 que se ha celebrado en el Campus de Ciudad Real y en el que han participado representantes de la comunidad universitaria y de distintas instituciones, entre los que se encontraba la directora general de Universidades, Investigación e Innovación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Mar Álvarez Álvarez; y la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora.

En su intervención, Miguel Ángel Collado aseguró que la UCLM “no carece ni de potencial, ni de empeño ni de personal excelentemente formado” que le permita seguir avanzando, sin embargo sí “necesita los mecanismos, las herramientas y los recursos apropiados” para poder hacerlo.

En esta línea, el rector reiteró, como así lo ha hecho ya en múltiples ocasiones ante la sociedad, sus instituciones y los órganos de gobierno de la Universidad regional, que “resulta absolutamente necesario volver a estándares de suficiencia en subvención nominativa y fondos regionales de investigación” se refiere. Tras manifestar el rector el compromiso y disponibilidad de la institución académica para aportar al Ejecutivo autonómico la información que precisara y reconocer el consejero de Educación coincidir “en las cifras”, Miguel Ángel Collado afirmó que únicamente resta que “el Gobierno traslade al presupuesto de la Comunidad Autónoma, en consecuencia con lo afirmado, una dotación presupuestaria que se alinee con lo aprobado por las Cortes, pues la solicitud de financiación que hemos planteado solo pretende aproximarse al coste de prestación del servicio desde una perspectiva de equilibrio; esto es, para cubrir de una manera razonable lo que ya viene haciendo, de forma que una vez cubierta esta financiación básica pueda articularse un contrato programa 2017-2020 que contemple una financiación competitiva para emprender nuevas iniciativas ambiciosas al servicio de la sociedad y de la región”. “Esta región, de la mano de su universidad, ha progresado de tal modo que se hace impensable sin ella”, subrayó Collado.

Sin dejar a un lado el marco económico, el rector reclamó convocatorias de proyectos regionales de investigación, “sistemáticas en el tiempo y suficientes en su importe”. A este respecto, sostuvo que es clara la significación científica de los investigadores de la UCLM, como así ha quedado expuesta en la última convocatoria de proyectos del Plan Estatal del Mineco, donde nuestros grupos de investigación han obtenido 6.300.000 euros entre las convocatorias de Excelencia y Retos de la Sociedad, lo que sitúa a la Universidad regional en el puesto 14 en lo que a número de proyectos y a financiación obtenida se refiere.

En otro orden de cosas, en su discurso el rector expuso la necesidad de las universidades españolas de contar con “un marco normativo claro que aporte seguridad”, lo que vino a ser una crítica clara contra “algunos arbitrios impulsados por los distintos niveles de la Administración” en cuestiones como la planificación de las enseñanzas universitarias españolas, la política de precios públicos, el acceso a las becas o la tasa de reposición.

Aunque las reivindicaciones centraron el discurso de Miguel Ángel Collado, en el mismo hubo palabras de agradecimiento al personal de la UCLM por ser su “principal activo”, de bienvenida a los nuevos estudiantes y de felicitación a los nuevos doctores, premiados y jubilados.

Por su parte, la directora general de Universidades, Investigación e Innovación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha reconoció que la institución académica “no puede retroceder en investigación” y afirmó que el compromiso del Gobierno regional está en “focalizar el crecimiento y el conocimiento” y que el sistema regional de I+D+i crezca incluso por encima de otros ámbitos de la sociedad. Mar Álvarez aseguró contar con “la complicidad de cada uno de vosotros –en referencia a los docentes e investigadores- y con vuestra responsabilidad”, convencida de que ambos, Gobierno y Universidad, tienen que continuar de forma conjunta la senda del conocimiento.

De su lado, la alcaldesa de Ciudad Real afirmó que la Universidad está al servicio de las personas y “eso nos dignifica a todos” y mostró su satisfacción por ser sede del Rectorado. También recalcó que Ciudad Real es una ciudad universitaria “con mayúsculas” y apostó por seguir avanzando hacia una realidad “que se respira en el Campus y en las calles”. Para terminar, “rogó” que la UCLM “siga siendo sede del conocimiento, del debate y del diálogo” porque “desde aquí se puede trabajar en la línea del acuerdo y del consenso” y deseó un “feliz viaje” en este curso que comienza y hacia el “ideal de Universidad, sana, crítica, que crece”.

Memoria académica y lección inaugural

El acto académico incluyó la tradicional lectura de la Memoria de curso académico 2015-2016 por parte del secretario general de la UCLM, Crescencio Bravo. En ese curso la oferta académica estuvo integrada por 44 títulos de grado, tres dobles grados, 33 másteres oficiales y un centenar de posgrados. También detalló que por las aulas pasaron 29.000 estudiantes, consignando un incremento en la matrícula en posgrado, movilidad internacional entrante y doctorado. En particular, señaló un aumento del 10 % en el programa Erasmus Plus, las casi 500 movilidades financiadas con el programa propio de estancias y el fortalecimiento de las relaciones con universidades extranjeras a través de los posgrados para iberoamericanos y del programa Study Abroad. Por otra parte, señaló la participación de más de 2.000 estudiantes en el programa Aprende Lenguas y el acuerdo con el Instituto Confucio para impartir formación en cultura y lengua china, así como la acreditación de los cursos de español por el Instituto Cervantes.

Bravo indicó así mismo que para financiar la actividad investigadora los grupos de la UCLM consiguieron en 2015 11,4 millones de euros en convocatorias competitivas y señaló la puesta en marcha de un plan propio orientado a la investigación puntera y sustentado en tres políticas: apoyo a los grupos, mantenimiento y adaptación del equipamiento científico y promoción del talento y la empleabilidad. También señaló que este año se superaron por primera vez los mil artículos científicos citables, “lo que nos sitúa como la novena universidad española atendiendo a la proporción de publicaciones excelentes con liderazgo”.

Por otra parte, aludió a la confianza del tejido empresarial en los grupos de investigación de la UCLM, que se tradujo en 333 nuevos contratos de prestación de servicios de I+D a empresas e instituciones por una cifra efectiva de 2,8 millones de euros. Por último, destacó el sólido posicionamiento de la UCLM en el sistema universitario, que ocupa el primer puesto nacional de la investigación de excelencia en energía según la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y que este curso ha entrado en el ranking Times Higher Education (THE), que ubica a la Universidad regional entre las mejores 800 del mundo.

Tras la Memoria, la catedrática de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas Ana Isabel Briones pronunció la lección inaugural del curso, en la que abordó los hitos y desafíos de la Ciencia y la Tecnología de los Alimentos. Tras un recorrido histórico por los procesos de conservación, en el que subrayó las patentes de levaduras y bacterias para la elaboración de quesos y vinos desarrolladas en la UCLM, destacó la aparición de los denominados “nuevos alimentos”, entre los que citó el surimi, las gulas, el tofu o las proteínas obtenidas a partir de las algas, que denominó “verdaderas promesas biotecnológicas”.

La profesora afirmó que “más pronto que tarde se impondrá el uso de alimentos modificados genéticamente, ya que la fuerte presión demográfica y el cambio climático obligarán a buscar en estos alimentos la respuesta a las necesidades nutricionales de la población”, confirmó la seguridad de la industria alimentaria “al menos en los países desarrollados” y se refirió a los procedimientos y sistemas avalados por las administraciones en busca del riesgo cero. En este sentido, apeló al papel de los tecnólogos de los alimentos, “conscientes de que un pequeño fallo puede causar daños graves y hasta consecuencias mortales”, y subrayó la importancia de “implicar y convencer” a todos los operadores que intervienen en la cadena de producción.

Briones concluyó su intervención apostando por la investigación en nuevas prácticas y tecnologías que se adapten al sistema alimentario y señaló la nutrigenómica, la microencapsulación o los alimentos-medicamentos entre los campos a los que se dirige el desarrollo de la Ciencia y la Tecnología de los Alimentos.

En el transcurso de la ceremonia, que fue transmitida en directo por la web corporativa de la UCLM, fueron investidos un total de 104 nuevos doctores que han conseguido su grado en el último año. Asimismo, se entregaron los premios extraordinarios de doctorado correspondientes al curso 2014/2015 y se rindió homenaje al personal docente e investigador y de administración y servicios jubilados en el último curso académico, un total de ocho profesionales que contribuyeron con su trabajo y esfuerzo al desarrollo de la institución académica.

La ceremonia finalizó con la interpretación del tradicional Gaudeamus Igitur y el Canticorum lubilo de G. F. Haendel que interpretó la Agrupación Coral Universitaria de Ciudad Real, dirigida por Sofía Pintor Aguirre.